calle,ciudad,solitario,caminante

Velero

 

Autor: Miguel Angel Beltrán Arias – 2014 –

 

Como la quilla de un velero, que corta a todo trapo la superficie de un mar tranquilo, así recorro yo la noche.

Mis pies dejan sus huellas desnudas sobre la nieve para internarse en la ciudad al ritmo de mis pasos. No pienso en nada y surco las calles como delineando figuras que solo podrían ser vistas desde algún lugar inaccesible. Urdimbre de araña enloquecida que atrapó alguna vez su sustento pero luego nunca más. Y tejió y tejió laberintos incomprensibles, pasadizos interminables en la esperanza o probabilidad negada de encontrar en ellos la respuesta a su ansiedad.

Si…

Si pudiera saber cuantas veces más surcaré estos mares antes de naufragar otra vez en tus playas…

Si pudiera saber en que momento no será necesario salir por la noche a olfatear la hierba para hacer mas liviano el peso de la distancia que cruelmente nos separa, entonces, ya no sería yó el que desata la lluvia y toca con ella los cristales de todas las ventanas, sólo para ver si en alguna de ellas aparecerá tu rostro enmarcado de luna y esmeralda. Ya no sería yó el que sujeta el timón de este barco inanimado y dirige su proa siempre hacia la noche, para impedir inútilmente que amanezca.

 

Son tus manos el único recipiente posible de mi alma, y hasta no llegar a ellas, seguiré llenando el hueco de mis velas con el aliento que brota de mis labios de solo pronunciar tu nombre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s